18 dic. 2010

Un vecino de Badajoz mata a su exmujer de un tiro en la cabeza y después se suicida

Badajoz ,17/12/2010 ASCENSION M. ROMASANTA - El Periódico Extremadura
El hombre, de 59 años, contaba con una orden de alejamiento y se le retiró el permiso para utilizar la escopeta de la que era titular.Ella, de 44 años y de origen marroquí, llegó a Extremadura hace 10 años tras casarse con él, y tenían una hija de 8 años.
Foto : El cuerpo sin vida de Nadia es introducido en el furgón funerario.Foto:S. GARCIA
Nadia Sabir Sabir, de 44 años, perdió ayer la vida cuando su exmarido, Juan Rey Vázquez, de 59 años, le disparó un tiro con una pistola en la cabeza lo que le causó la muerte inmediata. Posteriormente, el asesino se quitó la vida disparándose con la pistola y lanzándose o cayendo desde una ventana al patio interior del edificio donde ocurrieron los hechos, en el bloque número 107 de la avenida Ricardo Carapeto, en la barriada de San Roque de Badajoz, justo encima de la cafetería Los Gemelos. Esta es la primera víctima mortal por violencia de género que se produce este año en Extremadura. El matrimonio estaba separado, en el proceso final del divorcio, y tenía una niña de 8 años, que estaba en el colegio en el momento del asesinato... Los hechos ocurrieron a las 9.15 horas de la mañana. Nadia regresaba al que había sido durante diez años el domicilio familiar, el cuarto B, en el que vivía solo con su hija desde que hace meses se dictase una orden de alejamiento contra el marido, con el que estaba en trámites de separación. Según informó la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, en un acto de repulsa contra este asesinato, el exmarido "había respetado y obedecido tajantemente" esta orden de alejamiento, por lo que el pasado mes de septiembre la consideración se rebajó del riesgo medio a "no apreciado".
Asimismo, Pereira informó de que existía un seguimiento por la Unidad de Protección, Prevención y Asistencia Contra los Malos Tratos (UPAC) del Cuerpo Nacional de Policía y que la mujer contaba con un dispositivo de teleasistencia que podía activar si se consideraba "en peligro" para alertar a la policía, que además estaba en contacto con ella pero, según la delegada, Nadia no pudo recurrir a esta opción "porque la ha cogido por sorpresa".
Algunos vecinos aseguraban ayer que alguna vez lo habían visto por las inmediaciones. Pereira manifestó que la mujer había denunciado amenazas, pero no constaba que hasta ayer hubiera sufrido agresiones físicas.
Sin embargo, una persona muy cercana a la víctima relató a este diario que la de ayer no fue la primera agresión, aunque sí la última. En su testimonio contó que las disputas entre la pareja eran frecuentes y "se escuchaban voces" en la vivienda. Según aseguró, hace dos meses le causó cortes en las manos con un cuchillo. Otros vecinos relataron que se lo llevaron detenido.
EN EL RELLANO Ayer, Nadia se había levantado como cada mañana para llevar a la niña al colegio Luis Vives. Volvió a su casa directamente y, al parecer, según testimonios recogidos por este diario, al salir del ascensor se encontró directamente con su agresor, que la estaba esperando con una pistola del calibre 7,75. La delegada del Gobierno precisó que el hombre era titular de una escopeta y se le había retirado el permiso. Sobre cómo se hizo con la pistola, Pereira explicó que la policía lo está investigando aunque suponen que la consiguió "en el mercado ilegal".
Juan Rey Váquez disparó a Nadia en el mismo rellano de la escalera. La mujer quedó tendida en el suelo y posteriormente su agresor buscó el modo de quitarse la vida. Lo hizo disparándose y cayendo por la única ventana de la escalera que da al patio de luz que carece de reja, en el quinto piso. El cuerpo quedó tendido en el suelo y una de las paredes manchada de sangre.
Juan Rey Vázquez era natural de un pueblo de la provincia de Badajoz pero vivió durante muchos años en el País Vasco, de donde se vino con una pensión por invalidez, según relataron los vecinos. Tiene dos hijos mayores de un matrimonio anterior. Nadia Sabir se vino con él a Badajoz hace diez años desde Marruecos, donde se habían casado. Tuvieron una niña.
Según relató una vecina que tenía un contacto muy directo con la víctima, hace poco más de una semana que el exmarido había salido del hospital donde había estado ingresado por problemas psiquiátricos. La delegada del Gobierno concretó que el ingreso se produjo por un intento de suicidio. La pareja ya no tenía contacto entre sí pero el padre seguía teniendo derecho a llevarse a su hija pues todavía no se había celebrado el juicio.
Varios vecinos coinciden en que Juan Rey era un hombre de pocas palabras, con un carácter introvertido y serio. "Te encontraba en el ascensor y no te daba ni los buenos días", manifestó una vecina. Juan Lara, que lleva el bar Los Gemelos, conocía al matrimonio, sobre todo a él, que solía entrar a tomarse la cerveza hasta que dejó de hacerlo cuando dictaron la orden de alejamiento de su esposa. "Era algo raro --lo describió- y hablaba poco, pero que yo sepa no era violento, solo poco tratable".
Una vecina, que ha vivido en el mismo bloque casi cuatro años, contó que conocía al matrimonio "y siempre los hemos visto bastante bien, con su niña, siempre han sido una pareja estable". "Yo lo tenía por un hombre muy formal, era un buen vecino y ella una buena muchacha", señalaba Loli Guareño.
"Ese hombre lo tenía todo pensado, ha esperado a que su mujer lleve a la niña al colegio y la ha esperado", mascullaba otra mujer.
CONDENAS Tras lo ocurrido, a lo largo de toda la jornadasse sucedieron las muestras de condena a este nuevo episodio de violencia de género, por parte del alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, la Junta, el grupo municipal socialista, IU, la Asociación de Mujeres Progresistas de Badajoz, la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) y en el Congreso, por parte de la ministra de Sanidad, Leire Pajín.

No hay comentarios: