31 dic. 2016

Las comunidades musulmanas desligan el Islam del terrorismo

Navalmoral de la Mata,30/12/2016,EFE



Destacan que no existen problemas de convivencia en la región
 
Las comunidades musulmanas en Extremadura defendieron ayer que «no se debe» asociar el terrorismo y el radicalismo con el Islam, a la vez que mostraron su convencimiento de que las acciones criminales no afectarán a la convivencia.

La Unión de Comunidades Islámicas de Extremadura (Ucidex) celebró ayer en Navalmoral una jornada cultural, con el objetivo de fomentar la diversidad religiosa en España y defender el dialogo y la convivencia entre el colectivo musulmán y los distintos tejidos sociales extremeños.


Bajo el lema Dialogo y Convivencia, el seminario contó con la participación del subdirector general de Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, Jaime Rossell; el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary; la directora de la Fundación Pluralismo y Convivencia, Rocío López; y el presidente de Ucidex, Adel Najjar.



En declaraciones a los periodistas, Jaime Rossell destacó que Extremadura es una región que ha acogido «muy bien» a las comunidades musulmanas, aunque existen cuestiones pendientes, entre ellas la ausencia de un lugar donde poder enterrarse conforme a su rito así como la enseñanza del Islam en los colegios.

Rossell aseguró que los musulmanes no tienen grandes problemas de integración en Extremadura, «sino todo lo contrario», y puso como ejemplo a Talayuela.

En relación a los problemas de convivencia que se puedan derivar del terrorismo islamista, Jaime Rossell calificó como «un error» ligar el terrorismo a la religión, si bien aseguró que en España lo tenemos claro, y por eso quizás somos un país que, afortunadamente, no están sufriendo como otros de Europa».


Por su parte, el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, aseguró que el diálogo «es la herramienta más importante para la convivencia».

El presidente de Ucidex e imán de la mezquita de Badajoz, Adel Najjar, aseguró que el pueblo extremeño es «sociable y abierto» y abogó por «buscar la amistad, el diálogo y la tolerancia, porque eso beneficia a todos».