3 jun. 2020

Los musulmanes de Talayuela solicitan una parcela dentro del cementerio municipal para enterramientos islámicos

Miércoles, 3 junio 2020, 11:28AN-NUR y REDACCIÓN HOY TALAYUELA


A la vista de la respuesta de la alcaldía del ayuntamiento de Talayuela, denegando la solicitud presentada por la Comunidad Islámica An-nur, alegando la imposibilidad de conceder un terreno de 12.000 metros cuadrados destinados al enterramiento islámico para los 12.000 musulmanes en la región extremeña, creemos que hubo mal entendimiento respecto a nuestra petición, por lo que queremos aclarar que nuestra petición consiste en una solución al tema del enterramiento de los ciudadanos musulmanes fallecidos principalmente en la localidad de Talayuela. Incluir o no a los fallecidos musulmanes de otras zonas de nuestra región, no debe ser un obstáculo para un acuerdo mutuo entre la comunidad musulmana y la alcaldía. Por lo tanto, en ningún momento pedimos un terreno con capacidad para 12.000 tumbas, ni siquiera un tamaño relacionado con el número de los musulmanes de Talayuela.

Solicitamos la adaptación de una parcela dentro del cementerio municipal, reservada para el enterramiento islámico ó adaptar un terreno para dichos enterramiento. Es un derecho marcado en el artículo 2.5 del acuerdo de Cooperación firmado entre el estado español y la Comisión Islámica de España, aprobado por Ley de 1992, en el que «se reconoce a las Comunidades Islámicas, pertenecientes a la «Comisión Islámica de España», el derecho a la concesión de parcelas reservadas para los enterramientos islámicos en los cementerios municipales,» y determina que se «adoptarán las medidas oportunas para la observancia de las reglas tradicionales islámicas, relativas a inhumaciones, sepulturas y ritos funerarios que se realizarán con intervención de la Comunidad Islámica local.»

El primer artículo de la Ley 49/1978, de 3 de noviembre, de Enterramientos en Cementerios Municipales, dice que «Los Ayuntamientos están obligados a que los enterramientos que se efectúen en sus cementerios se realicen sin discriminación alguna por razones de religión ni por cualesquiera otras».

Queremos mostrar nuestra preocupación ante la falta de una parcela destinada al enterramiento islámico, por lo que puede crear un grave problema ante los casos de fallecimientos que se puedan ocurrir en las filas musulmanas de Talayuela.

El pasado mes de abril, ha fallecido un ciudadano musulmán de Talayuela por causa del coronavirus, y por la falta de soluciones en nuestra localidad al enterramiento según los ritos islámicos, ha sido enterrado en el cementerio islámico de Madrid.

En otras ocasiones, la mayoría de los fallecidos han sido repatriados a Marruecos, la tierra natal de la mayoría de los musulmanes de Talayuela, que hoy en día no es posible por el cierre de las fronteras.

Esperemos que comprendan la delicada situación por lo que vivimos, especialmente en estos complicados momentos.

27 may. 2020

El obispado de Merida Badajoz felicita a los musulmanes por la fiesta del Fin del Ramadán

Badajoz, 24/05/2020 - islamedia


Feliz Eid Al-Fitr

Queridos hermanos y hermanas musulmanes de Extremadura:

Hoy es un día de felicidad y regocijo para vuestra comunidad pues hoy es el Id al-Fitr, la fiesta que marca el fin de vuestro mes sagrado del Ramadán, un mes importante para vosotros desde el punto de vista espiritual, familiar y social. 

Un mes que dedicáis a cultivaros espiritualmente con la oración y la lectura del Corán; a reuniros con la familia y demás seres queridos y a ayudar a los más necesitados. Sin embargo el Ramadán de este año ha sido atípico a consecuencia de la pandemia del Covid 19 pues habéis tenido que celebrarlo en vuestras casas y cerrar vuestras mezquitas para protegeros del contagio. También cristianos y judíos tuvimos que celebrar la semana santa y el pesaj respectivamente de manera privada por la pandemia. Para protegernos del coronavirus no hubo procesiones de semana santa ni actos religiosos en iglesias y sinagogas. Aún así aquellos momentos de confinamiento nos sirvieron para poder rezar, meditar y cultivarnos espiritualmente.

La pandemia del Covid 19 nos ha afectado a todos por igual sin distinción de religiones. Por ello la comunidad cristiana de Mérida-Badajoz desea reiterar su cercanía y solidaridad con las comunidades islámicas de Extremadura por el reciente fallecimiento de Riay Tatary Bakry, presidente de la Comisión Islámica de España y gran referente del Islam y del diálogo interreligioso en nuestro país.

Pese al dolor y al sufrimiento causados por esta pandemia hay lugar para la esperanza y por ello deseamos que nuestros lazos de amistad y fraternidad se hagan más fuertes para así construir un mundo mejor más fraterno, más solidario, más justo, más tolerante y más rico en diversidad cultural y espiritual. Para hacerlo posible puede servirnos de inspiración común a cristianos y musulmanes el documento sobre la fraternidad humana firmado entre el Papa Francisco y el imán de la Universidad Al-Azhar (El Cairo, Egipto) Ahmed Al-Tayyeb en Abu Dhabi en febrero del 2019. Ese documento histórico es esencial para fomentar la fraternidad y la buena convivencia pacífica entre todos los seres humanos sea cual sea su religión. También es un llamamiento a desterrar de nuestro mundo la violencia irracional cometida en nombre de Dios.

Con el deseo y la esperanza mutuos de un mundo más fraterno tras la pandemia del coronavirus, os deseamos en nombre de la comunidad cristiana de Mérida-Badajoz un feliz Eid Al-Fitr.

José Moreno Losada y Alberto Gata Tocón
Delegación diocesana de relaciones ecuménicas e interreligiosas de la archidiócesis de Mérida-Badajoz

25 may. 2020

Said, el ‘marroquícacereño’ más solidario

Cáceres, 18/05/2020, El Periódico Extremadura- Alberto Manzano Cortés


Said Aboufaris, en la carnicería de la plaza Marrón de Cáceres. - Francis Villegas

El presidente de la población islámica de Cáceres hace de mediador para buscar alimentos para las familias más devastadas por la crisis del coronavirus. Lleva 28 años en la ciudad y regenta su propio negocio

Said Aboufaris es presidente de la comunidad islámica de Cáceres, ciudad donde reside desde hace 28 años. Este ‘marroquícacereño’ con nacionalidad española representa a las cerca de 40 familias que viven en la ciudad, un número que descendió a partir de la crisis de 2008, cuando muchos regresaron a su país por la falta de trabajo. De estas familias que permanecen, unas trece están en el barrio de Aldea Moret, tres en Nuevo Cáceres y el resto repartidas entre la plaza Mayor, Las 300 y la zona de la plaza de toros.

Más de la mitad son vendedores ambulantes en los mercadillos de la región. Ahora, la pandemia del coronavirus ha supuesto un varapalo para todos ellos. «Nadie sale a trabajar, todos permanecen confinados en casa, lo llevan como se puede y muchos han pasado a engrosar las listas del paro, porque no hay empleo ni modo de encontrarlo ahora mismo», relata Said, un hombre amable y cercano que domina a la perfección el castellano y que siempre tiene una sonrisa dibujada en el rostro.

Sin poder ir al campo

Unos tres o cuatro, como Aboufaris, tienen algo de mejor suerte porque son autónomos y han podido reabrir tímidamente sus negocios con las debidas precauciones de higiene y seguridad. Algunos, aunque disponen de su residencia en la capital cacereña, realizan labores agrícolas, pero ante los problemas iniciales para los desplazamientos a otras provincias para buscarse la vida, también están sufriendo las consecuencias de la crisis sanitaria, que es igualmente económica y social.

«Hemos tenido dificultades, como tantas personas de España. Hay bastantes familias que lo están pasando muy mal, que sufren la falta de recursos, y es muy duro. Hemos recibido una ayuda de los Emiratos Árabes Unidos y se ha repartido a través del Banco de Alimentos, un gesto que agradecemos muchísimo. Nos han llegado 60 kits. Hablé con el concejal Jorge Villar y él me facilitó el contacto de Alfonso, un chico de la asociación de voluntarios de RedCor, que se desplazó hasta Olivenza y luego se repartieron las provisiones a personas muy necesitadas dentro de la comunidad. Fue un bonito gesto, hay que ser cordial y amparar a todo el mundo».

Said apunta: «Cada día me llama más gente para ver si tenemos algo de comida para darles. Da pena y lástima. Así que vamos a seguir luchando en esa línea para poder colaborar con los más necesitados».

No cobrar a los clientes

Además, cuentan con una carnicería musulmana en la plaza Marrón y han decidido que las personas sin medios económicos que vayan a comprar productos de primera necesidad al establecimiento no tengan que pagarlos. La comunidad se hará cargo de esos cobros. «Todos los miembros aportamos al mes unos 20 o 30 euros, de este modo entre todos contribuimos. Tenemos que salir hacia adelante como podamos», señala el presidente del colectivo.

Estamos en fechas de celebración del Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes, es tiempo de oraciones y de compartir momentos, pero desde la Comisión Islámica de España se desaconsejó la reapertura de las mezquitas, «porque pensamos que todavía hay riesgo para el contagio. Somos una comunidad muy grande y hemos decidido que no se abra la mezquita hasta el mes de junio, cuando entremos en una nueva fase de la desescalada», subraya.

En Cáceres, tuvieron su primera mezquita en la calle Caleros, pero las dificultades económicas les impidieron seguir pagando el alquiler. Fue entonces cuando el ayuntamiento, a través de la Asociación Inmigrantes Marroquíes en Extremadura, les cedió un local en la avenida de la Constitución. En él, celebran reuniones para abordar y debatir sus problemas diarios. Allí acuden musulmanes de diversos países: Paquistán, Túnez, Argelia, Marruecos... Igualmente practican el culto. «No es una mezquita, es un local de carácter social, en el que se imparten clases de árabe a los niños, y clases de Corán. Como la mayoría de los marroquís son musulmanes, cuando llega la hora de la oración tenemos hueco para poder rezar».

Agradecimiento

En todo momento, se sintieron muy bien acogidos por la ciudad. «No hay ningún reproche. Estamos muy contentos. El que menos, lleva 20 años en Cáceres, la mayoría con nacionalidad española, casi todos tienen hijos que ya han nacido aquí y la verdad es que no tenemos ningún inconveniente. En Aldea Moret los vecinos son una maravilla, nos llevamos muy bien con ellos. Y con el ayuntamiento nos pasa lo mismo», destaca.

La comunidad musulmana no ha tenido casos de coronavirus en Cáceres. «Están cuidándose, en sus hogares, y perfectamente. Incluso les hemos dicho que cuando abramos la mezquita, con todas las medidas de seguridad y desinfección, que no acudan las personas mayores. Entre todos tenemos que colaborar para que no haya más repuntes», concluye el Said, que no deja atrás su sonrisa.

15 may. 2020

Las religiones en Extremadura se unen en una jornada de oración y ayuno

Badajoz, 15/05/2020 – islamedia 


El delegado de la Comisión Islámica de España en Extremadura, Adel najjar ha participado con los otros representantes de las distintas religiones  en Extremadura en la jornada mundial de oración, ayuno y obras de caridad que se celebró a nivel mundial el día 14 de mayo de 2020.

Unidos todos los creyentes de todas religiones imploramos por la superación de esta pandemia sanitaria y todas las pandemias morales de nuestra humanidad.

“ Ante la invitación del Alto Comité para la Fraternidad Humana para participar este 14 de mayo a todos los creyentes del mundo, independientemente de la religión que profesen, en una Jornada de oración, ayuno y súplica pidiendo a Dios que proteja a la humanidad contra el coronavirus. Nos queremos unir desde Extremadura, desde la provincia de Badajoz, a esta iniciativa las iglesias cristianas católica, evangélica española, bautista, así como la comunidad islámica.” Manifiestan los representantes de las distintas religiones  en Extremadura

Se publicó un video con las intervenciones de los representantes de las distintas religiones.

Enlace video:

https://youtu.be/GF7uxGY2Lpg

6 may. 2020

Un Ramadán confinado

Extremadura, 04/05/2020 - el periodico Extremadura- MARIAN ROSADO


Alrededor de 20.000 extremeños musulmanes celebran su mes más importante del año en casa. Durante el rezo, piden que esta crisis sanitaria acabe cuanto antes.

El atardecer marca el fin del ayuno un día más y Adel Najjar deja la mezquita para celebrarlo con su familia sabiendo que luego no volverá al templo, en el Ramadán más atípico que recuerda. “Los musulmanes somos ciudadanos y nos preocupa la sociedad. Está por encima la salud que el tipo de celebración”, subraya sin embargo Najjar, imán de la mezquita de Badajoz y presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Extremadura.

Alrededor de 20.000 extremeños musulmanes, unos 12.000 en la provincia de Cáceres y alrededor de 8.000 en la de Badajoz, están llamados a celebrar el mes de ayuno: “El ayuno es un ejercicio, el final es la moral, la ética. El objetivo es ayunar de la mentira, de la maldad”, explica Najjar.

El Ramadán es una festividad eminentemente colectiva: “Es un mes de alegría, de convivir con la familia, con los amigos, con los vecinos. Las mezquitas están abiertas e invitamos a todos a participar”, narra el imán. Pero este año esas puertas quedan cerradas: “Hoy lo vivimos en familia, pero también es una buena oportunidad para aprovechar y fomentar la relación con ella”, afirma.

Durante el mes de Ramadán, es tradicional que la comunidad se reúna tras el ocaso del Sol en torno a la mezquita, en donde festejan y conviven, pero Najjar remarca que el modo de celebrar pasa a segundo plano dada la actual situación. “Echamos de menos volver a la mezquita como los hermanos católicos echan de menos volver a sus iglesias”, cuenta. “La Semana Santa no se pudo celebrar en comunidad, tampoco el Ramadán, pero ante todo somos ciudadanos”, añade.

El imán advierte además de que la convivencia con la comunidad es solo una de las características de este mes de ayuno y que el resto de pilares del Ramadán se pueden seguir practicando, como la solidaridad con los más necesitados: “La solidaridad la debemos practicar siempre, pero durante el Ramadán hay una actividad más intensa. Una mezquita cerrada no significa que tengamos los ojos cerrados”, dice. Así, por ejemplo, la comunidad musulmana está llevando a cabo varias iniciativas para ayudar a familias necesitadas en el barrio pacense del Gurugú. “Esta semana repartimos los alimentos donados por Ahmad Khatib (dueño del matadero de Olivenza)”, narra. “Lo vivimos en confinamiento pero nuestros sentimientos siguen libres”, agrega.

La tradición dice que durante el Ramadán las puertas del cielo quedan abiertas para que Alá escuche las súplicas de los creyentes. Najjar no duda sobre cuál será la petición dominante este 2020: “Pedimos a Dios que nos saque de esta crisis cuanto antes”.



LA FE EN CUARENTENA

Zouhair El Fezzaoui : "Esto es una desgracia pero vemos que los seres humanos, en su mayoría, se unen"


– ¿Qué significa el Ramadán para ti?

El Ramadán es un mes de adoración. De juntarse la familia, los amigos y la comunidad en la mezquita. En Badajoz se vive mucho en comunidad: invitamos a todos los vecinos, a personalidades...

– ¿Cómo es el día a día?

Normalmente no duermo en la noche, como antes del alba con mi esposa, preparamos la comida sobre las 4.30 de la mañana y terminamos antes de las 6. Dejamos de comer hasta la puesta del Sol, sobre las 21.15. Si tengo que salir a hacer la compra, salgo, o me quedo en casa. Trabajo en un restaurante y ahora está cerrado.

– ¿Qué diferencia marca el confinamiento?

Este es un año excepcional. No ha pasado un mes de Ramadán así en la historia, o al menos que recordemos nosotros o nuestros abuelos. Aunque en general el Ramadán es lo mismo pero en lugar de en comunidad lo pasamos en familia.

– ¿Qué pides durante tu rezo?

Desde antes de que empezase el Ramadán ya estamos pidiendo a Dios que cure a los enfermos, que pare esta pandemia y que nos salve de lo que está pasando a toda la humanidad. Esto es una desgracia pero vemos que los seres humanos, no todos, pero en su mayoría, se unen, se hacen más solidarios y eso, al menos, nos da un poco de alegría entre tanto dolor.

– ¿Esperas poder celebrarlo en comunidad?

Yo personalmente no tengo tantas ansias de volver a la mezquita. Mientras mas evitemos el contacto, mejor para todos. Lo que queremos es que esto se acabe y volver a la vida normal.


26 abr. 2020

Informe sobre las carnicerías musulmanas y los establecimientos Halal en Extremadura

Badajoz, 24/04/2020 - islam Extremadura


La Delegación de la Comisión Islámica de España en Extremadura publica un informe con todas las direcciones de las carnicerías musulmanas y los edtablecimientos Halal en Extremadura, y cual de ellos ofrece servicio a domicilio, con el objetivo de cubrir las necesidades de los musulmanes en toda la región y para evitar los desplazamientos de los musulmanes que habitan en las localidades carecen de dichos establecimientos.

Hacemos un llamamiento a todos los musulmanes de nuestra región para respetar el estado de de alarma, y no hacer ningún desplazamiento a otros pueblos. 

Descargar el informe :
https://drive.google.com/file/d/18i6zu1QNXFCa2d23a_NrRkVLuzXLoX3f/view

Viernes día 24 de abril de 2020, corresponde al primer día del bendito mes de Ramadán de 1441.

Extremadura, 23/04/2020 - islam Extremadura



رمضان مبارك وكل عام وأنتم بخير 

La Comisión Islámica de España en Extremadura (CIE), anuncia a todos los musulmanes que el viernes día 24 de abril de 2020, corresponde al primer día del bendito mes de Ramadán de 1441.


El Ramadán, el mes de ayuno, es uno de los cinco pilares del culto en el Islam, que se practica durante este mes lunar (29/30 días) desde el crepúsculo astronómico matutino, el alba, hasta la puesta del sol, el ocaso.

Este año y por la difícil situación que vivimos por la pandemia de Covid-19, los musulmanes celebraremos el mes de Ramadán en confinamiento, manteniendo nuestras mezquitas cerradas, y realizando los rezos y la ruptura del ayuno en casa con las familias.

Hacemos un llamamiento a todos los musulmanes de nuestra región quecolaboren con la autoridad evitando cualquier desplazamiento por el bien de nuestra sociedad y la salud de todos los ciudadanos.

La Delegación de la Comisión Islámica de España en Extremadura ha publicado un informe con las direcciones de todos los establecimientos y las carnicerías musulmanas en Extremadura, y cuál ofrece los servicios a domicilio para cubrir las necesidades de los musulmanes extremeños sin necesidad de
desplazarse a otro pueblo. ( adjuntamos el informe )

El ayuno es completo de toda ingesta de alimentos, bebida, inhalación de humos, y abstinencia de relaciones íntimas, durante dicho horario diurno, dedicando con mayor intensidad el tiempo al recuerdo de Dios, la oración, la ayuda al necesitado y la solidaridad humana, y el recogimiento espiritual, rechazando toda provocación o conflicto.

Este mes tiene una importante significación religiosa ya que es en el que comenzó la revelación divina del último testamento, el Corán, a través del ángel Gabriel al último profeta, Muhammad, quien lo transmitió al resto de la humanidad, y es en este mes de ramadán en el que recitamos y recordamos especialmente todo este compendio de la Palabra de Dios. deberán ser recuperadas” con “previo acuerdo entre las partes.”

Badajoz 22/04/2020

ADEL NAJJAR
Delegado de la Comisión Islámica de España en Extremadura

17 abr. 2020

La comunidad islámica de Talayuela recauda finalmente 16.000 euros contra el Covid-19

Talayuela, 14/04/2020 - Hoy.es


Se han puesto como reto alcanzar la cifra de 20.000 y mandan un mensaje de ánimo y unidad a todos sus vecinos de Talayuela, Santa María y Barquilla

La comunidad islámica de Talayuela ha recaudado en pocos días más de 16.000 euros para contribuir a luchar contra el coronavirus, según han informado sus representantes a HOY.

Varias comunidades islámicas de la provincia de Cáceres han donado a las autoridades sanitarias de la región más de 35.000 euros para destinar a material sanitario en la lucha contra el coronavirus. Al comienzo de la crisis sanitaria, las comunidades islámicas de Jaraíz de la Vera, Navalmoral de la Mata, Majadas de Tiétar, Talayuela y Saucedilla trasladaron a la Guardia Civil su intención de hacer aportaciones de dinero y material sanitario.

En el caso de Talayuela, se han colocado huchas en distintos establecimientos de venta de artículos de primera necesidad regentados por musulmanes, con el objetivo de donar al SES el importe recaudado. Antes del comienzo de la Semana Santa ya llevaban recaudados 13.000 euros y en la mañana de este lunes ya han llegado a los 16.000 euros.

La asociación An-Nur, representante de la Comunidad Islámica en Talayuela, ha informado que la mayor parte de ese dinero, 14.000 euros, irán destinados al SES para la compra de material sanitario para luchar contra el Covid-19 y los 2.000 euros restantes irán destinados para el banco de alimentos de Talayuela, con el fin de apoyar a aquellas familias que lo están pasando mal en estos momentos.

Es más, ahora se han propuesto llegar a los 20.000 euros, otros 6.000 euros para emplearlos en la compra de Equipos de Protección Individual para los profesionales que los necesiten en la localidad. Y todo aportado por familias de la comunidad islámica local, en su mayoría gente humilde, con recursos limitados, que han aportado según sus posibilidades.

«La mayor parte de las personas que han aportado viven de la agricultura, lo que quiere decir, que no se necesita tener de más para ayudar, y que con lo mínimo que pueda aportar cada persona se puede llegar a algo grande. Por ello decimos que también nos afecta a nosotros, porque aunque seamos inmigrantes, aparte de venir a trabajar y buscar un mejor nivel de vida, también estamos dispuestos a ayudar y aportar cuando se nos necesite.

A la hora de la verdad y en esta época tan crítica es cuando nos tenemos que apoyar sin fijarnos en la ideología ni en el color de piel de la persona a la cual vamos a ayudar, y nosotros estamos dispuestos a hacerlo.

Desde aquí, mostramos nuestras condolencias a todas las familias de los fallecidos y nuestro apoyo a toda persona que este luchando contra esta enfermedad, sobre todo al personal sanitario que es quién más expuesto está y aun asi dan lo mejor de sí. Tambien a las autoridades por el gran trabajo y la empatía que ofrecen a los ciudadanos y el orden que están ejerciendo, ya que si no fuese por ellos esto sería un caos. Mucho ánimo y a seguir luchando todos juntos, que cada vez queda menos. ¡Saldremos de esta, ánimo!»