31 ago. 2008

RAMADAN Y LOS TRABAJADORES MUSULMANES EN ESPAÑA

Comunicado de prensa
Foto : Mezquita Abu Baker de Madrid
Madrid,31 de agosto de 2008,islamedia.
El Ramadán es el mes del ayuno para los musulmanes
Mañana lunes 1 de septiembre de 2008 comienza el mes de ayuno “ Ramadán “ para los mil quinientos millones de musulmanes del mundo, entre ellos un millón doscientas mil musulmanes españoles.Se trata de uno de los cinco pilares en que se basa el Islam y tiene carácter obligatorio para los adultos, tanto hombres como mujeres, si bien estas últimas deben encontrarse libres de la menstruación y del puerperio y no estar embarazadas o dando pecho para que no se resienta la salud del bebe. También están dispensados del ayuno los enfermos, los ancianos, los niños y los que se encuentran de viaje por razones obvias.
Se entiende por ayuno la abstinencia total e incluye la ingestión de alimentos, bebidas o humo y el mantenimiento de relaciones sexuales conyugales y de palabras malsonantes desde el momento en que sale la luz, el alba, hasta la puesta del sol, el ocaso.
El tiempo de prescrito de duración del ayuno, que varia de un año a otro adelantándose unos cuantos días en cada ocasión ya que el calendario musulmán es lunar y cuenta con 355 días en vez de 365, es de 30 días a partir de la luna nueva del noveno mes del calendario islámico.El ayuno cumple varias funciones para el musulmán, una es de carácter puramente religioso: una forma directa de adorar a Dios. La segunda es de índole sanitaria: purificar el cuerpo de los posibles excesos gastronómicos, la tercera incide sobre la mente y ayuda a sobreponer el espíritu a las pasiones de la carne y la cuarta se refiere a los aspectos social y moral: hacer recordar la situación en la que se encuentran muchas personas que no tienen con que alimentarse.Una de las ideas más extendidas es la de que, debido a las fuertes normas de ayuno, el musulmán no podrá realizar su trabajo con la misma intensidad y dedicación que en otras fechas del año. Nada más lejos de la realidad. Para un musulmán tal abstinencia tiene la virtud de fortalecer su espíritu y su cuerpo. Y es que desde niños han ido perfeccionándose en esta disciplina- que también practican, aunque de diferente manera judíos y cristianos (cuaresma) y, aún siendo dura (sobre todo en los años en los que el Ramadán coincide con los calurosos meses del verano) no lo es tanto como podría serlo para alguien que lo practica por primera vez y sin encomendarse a Dios. Indudablemente, la carne es débil, tal abstención puede hacer variar en algo el humor de ayunante. En previsión de ello el musulmán tiene muy presente lo dicho por Mahoma (Muhammad): “Cuando ayuna uno de vosotros que no diga obscenidades y que no alborote y si alguien le insulta o le ataca que diga: Estoy en ayunas, estoy en ayunas “.Y esto lo saben bien los empresarios que trabajan con empleados que siguen el Islam, que ven como la paciencia y el esfuerzo de los musulmanes es sus tareas se ven redoblados durante el mes de Ramadán.Lo que si deben tener en cuenta los empleadores es que los horarios de los trabajadores pueden sufrir una pequeña alteración a última hora de la tarde ya que para Dios “Ciertamente el más querido de mis servidores es el más rápido en romper su ayuno después de la puesta del sol”.Tal pequeña variación está reconocida legalmente por un acuerdo entre la doctrina musulmana y el estado Español, ley 26 /92 del 10 de noviembre.TELF. 91 5 71 40 40FAX. 91 5 70 88 89
Oficina de Información de la Unión de Comunidades Islámicas de España

Riay Tatary Presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España

No hay comentarios: