13 jul. 2009

La comarca de La Vera se convierte en referencia nacional en la integración de población musulmana

Para la UEx, “la inmigración ha de verse no como un fenómeno nuevo, sino como una realidad que ha modificado las estructuras sociales, y en este caso, también las religiosas”.
Jarandilla de la Vera ( Cáceres ) 12/07/2009 - Región Digital
El decano de la Facultad de Derecho de la UEx, Jaime Rossell Granados, considera que "la inmigración no es un problema sino, que al contrario, ofrece a la sociedad de acogida un enriquecimiento desde el punto de vista cultural, artístico o económico". Ésta es la idea que ha querido transmitir durante el curso de verano "Inmigración musulmana en España: experiencias jurídicas y sociales de integración", que se ha organizado durante cuatro días en Jarandilla de la Vera (Cáceres).
En concreto, esta actividad ha sido patrocinada por la Cátedra de Derechos Humanos Manuel de Lardizábal y la Consejería de Igualdad y Empleo de la Junta de Extremadura, tal y como ha informado la institución universitaria en un comunicado.
Y es que a pesar de que hoy en día más de un millón de musulmanes se han instalado en España, "la inmigración ha de verse no como un fenómeno nuevo, sino como una realidad que ha modificado las estructuras sociales, y en este caso, también las religiosas".
En este sentido, el director ha elegido celebrar el seminario en la comarca de La Vera porque constituye un punto de referencia a nivel nacional en integración de inmigración musulmana. Según sus palabras, "Talayuela, Jaraíz de la Vera, Jarandilla o Losar son modelos de convivencia pacífica entre comunidades; además, el trabajo de integración que realizan en esta zona los mediadores interculturales y los técnicos de los ayuntamientos sirven como patrones a seguir en otras partes del país, trabajo que interesa especialmente a los expertos que ha participado en el curso", apostilla.
Religión.
Con respecto a la religión, cree que el colectivo inmigrante musulmán plantea en ocasiones, como consecuencia de su práctica religiosa, necesidades no entendidas por las administraciones ni por la sociedad de acogida. Algunos ejemplos de esto son el derecho que tienen a ser enterrados conforme a su rito religioso (en Extremadura aún no se recoge esta posibilidad), el derecho a recibir clases de religión en el colegio, a conmemorar las festividades religiosas, al descanso semanal siempre que sea posible, a un lugar de culto, o el reconocimiento a la especificidad alimentaria...
Así pues, el director ha recordado que "todo ello son manifestaciones de su derecho fundamental de libertad religiosa reconocido en nuestra Constitución", apunta.
Cabe destacar que la mayoría de cuestiones han sido ya transferidas a las comunidades autónomas, por lo que los gobiernos regionales deben empezar a ser sensibles a estas necesidades, modificando o adaptando su legislación a los supuestos planteados en su territorio.
Educación.
Por otro lado, la educación en valores y tolerancia desde la infancia es primordial para evitar la segregación en los colegios, por tanto, la administración tiene que incidir en la creación de más aulas de adaptación temporal y lingüística.
"El conocimiento del otro, de sus costumbres culturales y religiosas hace que lo desconocido no dé miedo y por lo tanto, no recelemos de ello. El niño no es racista, sino que traslada al colegio lo que ve en casa", por lo que se hace también imprescindible la educación en valores de los padres, insiste.
Finalmente, Jaime Rossell ha subrayado que para que las distintas culturas y comunidades convivan en perfecta armonía hay que entender que el sustantivo ha de ser "europeo" o "español", mientras que "musulmán" o "católico" tienen que ser un simple adjetivo. "Sólo así será posible hablar de convivencia e integración", asevera.

No hay comentarios: