11 nov. 2014

Adel Najjar, imán de Badajoz:“Necesitamos una mujer musulmana líder, pero hemos de esperar una segunda generación”

Badajoz, 10/11/2014 - /www.eldiario.es/eldiarioex


Vino a Badajoz desde Gaza para acabar la carrera de Medicina y ejercer aquí la profesión, pero al final convirtió su piso de estudiantes en la primera mezquita de Extremadura. Han pasado ya 25 años de aquellos inicios y Adel Najjar, que ahora tiene 49, asegura sentirse satisfecho de cómo se han ido integrando en la sociedad. De hecho, en 2011 la Fundación Pluralismo y Convivencia premió a la comunidad pacense como 'mejor referencia' a nivel nacional, un reconocimiento al trabajo que este musulmán lleva realizando hace más de dos décadas.

Adel es portavoz de la Unión de Comunidades Islámicas de Extremadura, imán de la mezquita de Badajoz y un vecino más en el barrio pacense del Gurugú, desde donde lleva a cabo su labor. Convive con su mujer y su hija de cinco años, pero gran parte de su familia está en Gaza, su lugar de origen. Sufrió mucho durante el último conflicto y asegura que, aunque ya apenas salga en las noticias, “la vida allí sigue siendo muy dura”. “Por ejemplo, ahora empieza la época de lluvias y la mayoría de las casas están destrozadas”, se lamenta.

Se considera un gran defensor del Islam y asegura que en su día a día intenta explicar el mensaje de su religión “para que no sea malinterpretado”. Unos 17.000 musulmanes viven actualmente en Extremadura.

-Desde el inicio de la crisis, muchos inmigrantes del norte de África han vuelto a su país de origen porque se han quedado sin trabajo. ¿Ha notado esa marcha en su comunidad?
-Sí, se nota porque hay menos gente en la mezquita, no de una forma exagerada, pero sí se nota más espacio libre a la hora de rezar. Además, muchos de nuestra comunidad no tienen trabajo y no lo están pasando bien económicamente. La gente que se dedicaba a la venta ambulante en el mercadillo o al campo ya no encuentra empleo. Hace cinco años la gente sí trabajaba, ahora buscan pero no hay nada.

-A segura que la comunidad musulmana está integrada en Extremadura. ¿Le ha resultado un camino fácil?
-Yo siempre le recomiendo al musulmán que sean ellos los que acerquen a los demás. La integración es responsabilidad de las dos partes. Nosotros siempre organizamos jornadas para dar a conocer el Islam, por ejemplo, organizamos visitas con los colegios para que vengan a la mezquita o llevamos a los musulmanes que vienen de fuera a la Alcazaba para que conozcan nuestro patrimonio.
 Las religiones no son culpables

-¿ No han recibido ninguna crítica al Islam? 
-Siempre intentamos transmitir el mensaje de que las religiones no son las culpables, sino la politización que se hace de las religiones.

 -Hablemos del papel de la mujer en el Islam.
-Yo reconozco que no hemos sabido llegar a la gente para explicar los derechos de la mujer musulmana. No hemos sabido ayudar a la mujer para que hable en su propio nombre. Necesitamos una mujer musulmana líder, pero tenemos que esperar a una segunda generación. Si hablamos del pañuelo, yo no me puedo saltar las recomendaciones del Islam, pero nadie puede obligar a nadie.

-Usted tiene una hija de cinco años, ¿le parecía bien que no usara pañuelo?
-Voy a trabajar para darle una educación y una cultura a mi hija que yo considero correcta y después veremos qué pasa. Hay mujeres musulmanas que llevan pañuelo y otras que no. Pero llevar pañuelo no impide para nada la integración en la sociedad, no es ningún obstáculo y eso lo queremos dejar claro.

 -Siempre dice que recomienda a los musulmanes que voten al partido que mejor defiende sus derechos.
-Sí, y lo mantengo. Nosotros respetamos a todos los partidos y siempre vamos a votar. Tenemos buena relación con todos pero siempre vamos a apoyar al que mejor nos defienda.

-¿Qué opina de Podemos?
-Mi opinión personal es que los responsables políticos deben estar atentos a las necesidades del ciudadano y ahora mismo la gente siente que no es así porque faltan muchas cosas. En Extremadura por ejemplo hay muchas necesidades económicas y sociales y la gente busca alternativas.

No hay comentarios: