25 nov. 2015

"El verdadero Islam llama al respeto de la vida"

25/11/2015 Rocio Cantero / El Periódico Extremadura

Zouahir Lelfezzaoui es la voz de la comunidad islámica extremeña, que integran más de 7.000 personas. El terrorismo que ha golpeado a París y ha sacudido a Europa situó en primer plano a la confesión musulmana que él representa y que, asegura, nada tiene que ver con esa invocación a la muerte. "Si uno lee el Corán con el corazón y la mente abierta, verá que llama a la paz", explica.

--¿Cómo recuerda la noche de los atentados de París?

--Muy mal, horrorizado, con dolor y pena, como cualquiera.

--Los terroristas anuncian una matanza al grito de "Alá es grande". ¿Cómo viven esa asociación de terrorismo y religión?

--Con dolor. Uno de los significados de la raíz de la palabra Islam significa 'paz' y conseguir la paz es una de las principales finalidades del Islam; en el ser humano, la paz interior y la paz social. Matar a personas va totalmente en contra de los principios del Islam. Inmolarse, suicidarse, es uno de los mayores pecados del Islam.

--¿En el Corán hay algún fragmento que llame a la guerra o a la violencia? ¿Por qué se aferran a eso grupos terroristas?

--Si uno lee el Corán con el corazón y la mente abierto, verá que llama a la paz y a cumplir con los pactos. En uno de los versículos, Dios habla a su profeta de quienes eran sus enemigos, los politeístas que habitaban la Meca y que le hacían la guerra. Le decía que si ellos le llaman a la paz, acepte el pacto y lo cumpla. El mensaje del corán es el de buscar siempre pactos para la paz, que no haya muertes ni guerras.

--¿Y qué ha fallado para que algo que invita a la paz se acabe utilizando como un mensaje de muerte y barbarie?

--Creo que hay muchos fallos. Uno de los principales es el mal entendimiento del Islam, de sus textos en general y del Corán en concreto. No tienen suficientes conocimientos de árabe y lo entienden de forma errónea o lo sacan de contexto de forma intencionada. En algunos versículos Dios dice al profeta y a sus seguidores que si se encuentra con aquellos que les hacen la guerra, los combatan. Pero algunos descontextualizan ese mensaje para justificar matar a cualquiera que consideran infiel.

--En el caso de los atentados de París, la mayoría de los implicados han crecido en Europa. ¿Ese odio a la sociedad en la que viven es un fracaso de Europa?

--Que unos jóvenes que han vivido en el seno de la sociedad europea adopten ese pensamiento es un signo alarmante de los problemas que hay en la sociedad y que hay que estudiar a fondo. ¿Qué lleva a un joven a inmolarse y matar? Yo creo que una de las causas fundamentales es la falta de educación. Insisto en la educación para entender los textos sagrados, y a esto hay que unir otras causas sociológicas y psicológicas. No hay una única causa, sino muchas que contribuyen a lo que vemos hoy.



--¿También causas económicas?

--También, está clarísimo. La crisis y el paro en todos los países europeos, que están sufriendo más los jóvenes. Pero es una causa más de muchas otras.

--Usted es joven, ¿cuánto tiempo lleva en Europa?

--Nueve años. Llegué para acabar la carrera de Ingeniería Industrial. Primero estuve en Cáceres y después en Badajoz, donde ya he echado raíces. Llevo en Extremadura una parte muy importante de mi vida.

--¿Alguna vez se ha sentido discriminado?

--Hay buena integración en la mayoría de casos, pero siempre hay cosas que mejorar. De alguna forma sí nos sentimos perseguidos porque siempre se relacione en los medios de comunicación al Islam con el terrorismo. Se da una imagen que no es positiva y eso influye en el trato que tenemos en la sociedad. Hay prejuicios sobre los musulmanes y sobre el Islam. La expresión "Ala es el más grande" siempre aparece asociada a algo tan cruel como asesinar a las personas.

--Tras París, la comunidad musulmana está siendo mucho más contundente y unánime en su condena a ese terrorismo. --En Extremadura, en España y en Europa siempre hemos condenado este tipo de atentados. Pero muchas veces se habla del Islam sin preguntar a los musulmanes.

--¿Cuál debe ser el papel de la comunidad islámica para alcanzar una solución?

--Un papel fundamental, comenzando por la educación en sus instituciones y mezquitas de los verdaderos valores del Islam, que llaman al respeto de las vidas humanas y el orden público. En Extremadura trabajamos en enseñar a la gente valores de respeto, tolerancia, humildad. Es nuestro deber jugar ese papel; pero también coordinarnos con la sociedad e intentar cooperar para encontrar soluciones en común. Las soluciones tienen que ser conjuntas y compartidas para que tengan buenos resultados.

--¿Europa ha alimentado escenarios de guerra como Siria?

--Se ha perdido mucho tiempo en los años pasados, dejando que este conflicto llegue al límite y al estado actual. Es una de las causas de lo que está ocurriendo hoy en día en Europa. Europa se ha movido tarde, pero mejor tarde que nunca. Ahora que Europa se ha concienciado de la gravedad del problema, hay que solucionar el conflicto Sirio ya, con medidas tajantes y radicales para acabar con este conflicto y con otros similares en Irak o Palestina.

--El de Palestina está afectando a la comunidad musulmana extremeña de forma muy directa.

--Sí, el imán de la mezquita de Badajoz lleva tres meses retenido en Gaza. Fue a ver a su familia y no ha podido salir. Han cerrado las fronteras. No sabe cuándo podrá volver. Hay enfermos, estudiantes y trabajadores que no pueden entrar ni salir de Gaza. Es una situación alarmante y preocupante.

--Acabar con ese conflicto sería buen camino de paz en la zona.

--Es un conflicto que lleva 60 años y que está perjudicando a Oriente, pero también al mundo entero, por sus consecuencias.

--¿Hay poca implicación de Europa en buscar soluciones?

--El ser humano, por naturaleza, si un problema no le toca de cerca no le presta demasiada atención. Pero la sociedad tiene que entender que vivimos en un mundo globalizado y que cualquier problema nos afecta a todos. La población debe concienciarse de los problemas de sus vecinos y también de las poblaciones del sur y del Tercer Mundo, porque antes o después, acabarán siendo sus problemas. Lo vemos con los refugiados, con los inmigrantes irregulares y estos días también con el terrorismo.

No hay comentarios: