30 ago. 2009

«No creo que nieguen el velo en la escuela»

Badajoz , 30.08.09 - Rocío Sánchez Rodríguez -Hoy Digital
«La Constitución Española nos garantiza el derecho de libertad de religión, así que nosotros estamos tranquilos», asegura el portavoz de la comunidad islámica en Extremadura, Adel Najjar, cuando se le pregunta su opinión acerca de que las niñas musulmanas lleven el velo a la escuela. «Que la mujer musulmana se lo ponga es un derecho legítimo en España. Las niñas, como tal, no están obligadas, pero el Estado español también nos da ese derecho. Aquí no pasa como en Francia. Yo no creo que vayan a sacar una ley que prohíba el velo en el colegio», apunta.
Asimismo, asegura que ellos no tienen ningún problema con que en las aulas escolares haya crucifijos, que simbolizan la religión católica. «Yo los respeto y me da igual si los dejan o los quitan, a mí no me molestan. Aunque también entendemos que estamos en un estado aconfesional».
Diálogo
En este sentido, Adel Najjar destaca que siempre ha habido muy buenas relaciones entre la comunidad islámica que vive en este país y el actual Gobierno.
«Siempre hemos colaborado y siempre ha habido mucho diálogo e intercambio de opiniones entre nosotros», subraya.
Una de las mayores reivindicaciones de la familia musulmana asentada en Extremadura es la necesidad de contar con un cementerio propio donde darle descanso a sus seres queridos, tal y como ya existe en ciudades como Sevilla y Granada o en algunas localidades de la comunidad de Madrid.
Es una petición que llevan haciendo tanto a la Administración regional como a algunos ayuntamientos, como el de Badajoz -en el año 2000 se envió la primera propuesta-, desde hace varios años. De momento, no existe ningún camposanto en la región donde se les haya hecho un hueco.
No obstante, Adel Najjar asegura que tras una reciente reunión con el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, éste les ha comunicado que tendrán su propio cementerio en la ciudad de Mérida. De momento, se trata solamente de una promesa verbal, pero el portavoz de la comunidad islámica extremeña confía en que esta idea salga adelante sin problemas.
La doctrina musulmana impone que los enterramientos se tienen que hacer directamente en la tierra y que el cuerpo ha de estar cubierto con un sudario, por lo que descarta los nichos y hace necesario disponer de parcelas independientes para cumplir con las normas de Sanidad. Asimismo, los restos del fallecido deben quedar en dirección norte-sur, siempre mirando a La Meca.
«Nosotros sólo reivindicamos lo que sabemos que es justo y que nos pertenece por ley», asegura el portavoz de la comunidad islámica de Extremadura.

No hay comentarios: