9 nov. 2009

«La mezquita participa en todas las actividades del barrio»

Foto :Adel Najjar Imán de la Mezquita de Badajoz
Badajoz,09.11.09,hoy.es.
Adel no sólo atiende en la mezquita a musulmanes que vienen a cumplir con sus rezos. El imán también recibe a niños de varios colegios de la ciudad. «Organizamos visitas escolares para acercar otras culturas a los chicos».
Las fotos de los escolares en las alfombras de la mezquita pueden ilustrar la «excelente» relación con la comunidad musulmana en Badajoz, tal y cómo narra el imán.
Adel entiende que el derecho a la libertad religiosa que consagra la Constitución garantiza esta convivencia y cada día notan que esta libertad es efectiva. «Nos sentimos musulmanes en España y cómo tal cumplimos con nuestras obligaciones y disfrutamos de nuestros derechos».
El representante religioso recuerda la presencia de miembros de su comunidad en todas las actividades que organizan en el barrio, El Gurugú. «No somos un colectivo cerrado, al contrario, nos abrimos a toda la ciudad».
En su tarea diaria, Adel parte de una premisa: «La convivencia se consigue por ambas partes, tanto del que llega como del que está aquí». Por eso se preocupa de hablar con los vecinos, conocer sus problemas e interesarse por la gente del entorno. Rompe el tópico del imán encerrado en la mezquita y se muestra más como un vecino conocido en la margen derecha de la ciudad. A su esfuerzo se une que «Badajoz es un lugar acogedor» y el resultado es la convivencia «madura y respetuosa» con la comunidd musulmana.
Salir adelante
No esconde su preocupación por lo difícil que resulta a muchos inmigrantes salir adelante, pero entiende que su condición religiosa «ni les abre ni les cierra más puertas».
En la mezquita también ofrecen cursos de castellano o de búsqueda de empleo para los recién llegados. «Funcionamos como un centro cultural más».
Adel también defiende el papel de los musulmanes que viven en Badajoz como «los mejores embajadores» de la ciudad al mundo islámico. Él mismo tiene un blog en árabe donde explica con detalle la situación, los orígenes y los monumentos de Badajoz. Lo hace porque le gusta «presumir» de la ciudad. «Éste es mi barrio, ésta es mi ciudad», sentencia.
Pero como colectivo también tienen sus reclamaciones. A la petición de encontrar un local más amplio para la mezquita, se une la ya vieja reclamación de poder contar con un cementerio musulmán.

No hay comentarios: